fbpx
RetromovilidadFamiliarCochesTurismoClase SMercedes-Benz

Un repaso a la historia del Mercedes-Benz Clase S, la punta de lanza de Mercedes

Lujo a raudales en uno de los modelos más valorado para los que buscan comodidad al volante y en el asiento de atrás, el Mercedes-Benz Clase S. El buque insignia de la marca de la estrella comenzó su producción en el año 1954 y motivó que otras marcas lanzaran modelos rivales, como el BMW Serie 7, Jaguar XJ o el Audi V8/A8. Se podría decir que por encima sólo quedarían los artesanales Bentley, Rolls Royce o Maybach, que en la actualidad espropiedad de Mercedes.

Historia Mercedes Clase S

Además de la Clase S propiamente dicha hubo otros Mercedes-Benz de gama alta anteriores o coetáneos a las distintas series que vamos a pasar a enumerar:

  • Mercedes-Benz Simplex (1903)
  • Mercedes-Benz Nürburg W08 (1928)
  • Mercedes-Benz 770 W07 (1930)
  • Mercedes-Benz 320 W142 (1937)
  • Mercedes-Benz 300 W186-W189 (1951)
  • Mercedes-Benz 220 W187 (1951)
  • Mercedes-Benz 600 W100 (1963)
Mercedes-Benz Nürburg (W08)

Mercedes-Benz ‘Pontón’ (1954)

El primer Clase S es el 220A (W180) de 1954 conocido como ‘Pontón’ e iba equipado con un motor de 2.2 litros alimentado por carburador que rendía  85 CV y 157 Nm  de potencia y par respectivamente. Más tarde, en 1956, aparece el 220S cuya última versión rendía 105 CV y 171.5 Nm. También en este año llega una carrocería coupé y otra descapotable. La carrocería era autoportante una seña de alta tecnología en esos momentos.

En 1958 sufre un ‘restyling’ que recibe el código interno W128, sus motores ya empiezan a equipar inyección mecánica de combustible.

La dimensiones del W180 eran 4,71 m de longitud, 1,74 m de anchura y 1,56 m de altura, en el W128 estas cotas son de 4,75 m, 1,74 m y 1,53 m respectivamente.

Mercedes-Benz 220 (W180)

Mercedes-Benz ‘Colas’ (1959)

La serie W111 empieza su comercialización en el verano de 1959 y también tenía 3 carrocerías, sedán, coupé y cabrio. Iba equipado con motores de 6 cilindros de 2.2 y 2.5 litros de cilindrada y potencias desde los 95 CV hasta los 160 CV. La versión coupé tuvo el privilegio de equipar un motor V8 de 3.5 litros y 200 CV.

Fue de los primeros automóviles en incorporar zonas de deformación programada en caso choque tanto delante como detrás. En 1961 se le equipó con frenos de disco en eje delantero.

En 1962 sufre una remodelación, se incorpora un motor de 3.0 litros (300 SE) y recibe la denominación interna W112, el ‘colas’ estuvo en producción hasta 1968 en carrocería sedán y hasta 1971 las otras dos.

Mercedes-Benz 220 SE (W111)

Mercedes-Benz W108 (1965)

El W108 salió al mercado antes de desaparecer el ‘colas’ y además la propia marca quería darle un aura de lujo y sofisticación superior a la de áquel. Se podría decir que es el primer Clase S propiamente dicho, ya que es el primero que usa dicha letra en todas las denominaciones. Se equipó con motores de 6 cilindros de 2.5 a 3.0 litros con un abanico de potencias desde los 130 CV a los 170 CV.

Junto con el W108 se lanzó la serie W109 que es como se denominó a las versiones largas. En un principio el 300 SEL (que es como se denominaba comercialmente) montaba un motor 3.0 litros de 170 CV, más tarde se equipó con un motor 2.8 litros pero con la misma potencia y denominación. En 1968 aparece la versión 300 SEL 6.3 con un motor V8 de 250 CV y 500 Nm de par que también se denominaba Mercedes 600. También se equipó a esta carrocería con otro motor V8 de 4.5 litros y 225 CV exclusivamente para el mercado estadounidense.

Mercedes-Benz 280 SEL 3.5 (W108)

Mercedes-Benz W116 (1972)

En 1972 se produce el lanzamiento de la serie W116, que es la primera que se denomina Clase S. La principal característica de esta serie es su extenso equipamiento de seguridad, que incluye elementos como el interior acolchado, el depósito de combustible protegido contra choques o los frenos ABS. En el apartado mecánico destacan las suspensiones independientes y la adopción de motores turbodiésel.

Estéticamente también aporta una ruptura importante son los modelos anteriores, de hecho a grandes rasgos fue la estética predominante en Mercedes-Benz hasta bien entrada la década de los noventa.

La gama de motores del W116 estaba compuesta por un 2.8 litros de seis cilindros y dos versiones, una de 160 CV y otra de 182 CV. Los demás motores de gasolina eran V8 de 3.5 litros y 200 CV, 4.5 litros y 221 CV y el enorme 6.9 litros de 282 CV y 549 Nm de par máximo. Pero también comercializó un motor turbodiésel de 5 cilindros y 3.0 litros que desarrollaba 110 CV, aunque sólo en Estados Unidos y en Canadá.

Mercedes-Benz 450 SEL (W116)

Mercedes-Benz W126 (1979)

Esta generación conservaba las líneas maestras de la anterior en cuanto a diseño exterior, mejorando la seguridad activa y pasiva además del coeficiente aerodinámico. Tuvo el privilegio de ser el primer automóvil que superó la prueba del coche frontal asimétrico. Durante su producción fue incorporando airbags, pretensores de los cinturones de seguridad o control de tracción. Por supuesto también contó con versiones coupé a las que se denominaban SEC. Fueron el 380 SEC y el 500 SEC.

Ha sido la generación más longeva hasta ahora ya que se mantuvo en el mercado desde 1979 a 1991. La gama de motores fue muy extensa tanto en 6 o en 8 cilindros. Iban desde un 6 cilindros en línea de 2.8 litros y 184 CV hasta el 5.6 litros V8 de 300 CV. Como en el W116 hubo motores turbodiésel para América del Norte de 3.0 litros con 5 cilindros y otro 6 cilindros y 3.5 litros que rendía 136 CV.

Mercedes-Benz 500 SE (W126)

Mercedes-Benz W140 (1991)

Esta serie empieza a tener una carga tecnológica importante que va más allá de controlar la inyección o el ABS, para empezar a ofrecer suspensiones inteligentes o el incipiente ESP. También se produce un aumento de tamaño muy considerable, sobre todo en anchura. El confort acústico se ve reforzado con la incorporación de los cristales dobles en las puertas. Las puertas y la tapa del maletero pueden incorporar servocierre opcionalmente.

Pero la gran aportación de esta generación es el motor 6.0 litros de 408 CV, que era el primer V12 que se equipaba en un clase S. Aparte se seguían ofreciendo 6 en línea como el 2.8 litros de 193 CV y V8 como el 4.2 de 286 CV. Los motores turbodiésel llegaron por fin a Europa. Inicialmente era un 3.5 litros de 150 CV que fue sustituido por un 3.0 litros de 177 CV ambos con arquitectura de 6 cilindros en línea.

En esta serie se produce el cambio de denominación pasando la S a estar delante del numero indicativo de la cilindrada (de 600 SE a S600). También se produce el cambio en los coupés que dejan de denominarse SEC y pasan a ser CL (500 SEC a CL500).

Mercedes-Benz 600 SEL (W140)

Mercedes-Benz W220 (1999)

Sigue con esta serie la imparable evolución electrónica que ya empieza a controlar casi todas las funciones mecánicas y de confort del coche. Se produce un ajuste en el tamaño del coche para poder optimizar peso y consumos. Las versiones coupé reciben el código interno W215.

Se generaliza el empleo de la tecnología de inyección directa para los motores turbodiésel denominados CDi. Son dos cilindradas; un 3.0 litros (6L) de 197 CV y un 4.0 V8 de 250 CV. En cuanto a los motores de gasolina, desaparecen los 6 en línea para dar paso a motores V6. Van desde el 2.8 litros (V6) de 204 CV al 5.5 (V12) de 500 CV. Existe la posibilidad de incorporar por primera vez un cambio automático de 7 velocidades.

Pero lo interesante de la serie W220 es la incorporación de versiones AMG al catálogo de modelos disponibles y con ello motores turbo de gasolina. Se empieza en 2001 con la aparición del S55 AMG de 360 CV atmosférico hasta llegar al S65 AMG con un motor V12 de 6.0 litros biturbo que rendía 612 CV y 1001 Nm de par máximo.

Historia Mercedes Clase S
Mercedes-Benz S400 CDi (W220)

Mercedes-Benz W221 (2006)

El penúltimo de la saga, la electrónica va más allá e incluye un manejo multimedia del coche mediante software derivado del utilizado en ordenadores personales o portátiles. Destaca el uso del control de crucero con regulación de distancia y de frenada o el asistente activo para la conducción nocturna entre otras muchas opciones.

En cuanto a mecánica la principal novedad es la adopción de un motor híbrido como una versión más dentro de la gama (S400 Hybrid). También se usa esta tecnología con motores diésel (S300 BlueTec Hybrid).

Estéticamente rompe con la anterior generación y adopta un cierto aire a los Maybach de los que Daimler es propietaria. Se produce además un considerable aumento de tamaño.

Mecánicamente toman más protagonismo todavía los motores turbodiésel con una amplia gama de potencias que van de los 204 CV del S350 CDi a los 320 CV del S450 CDi. El abanico de potencias en motores de gasolina parte de los 231 CV del S280 hasta llegar a los 612 CV del S63 AMG.

Historia Mercedes Clase S
Mercedes-Benz S500 (W221)

Top Reviews

Video Widget

gallery