fbpx
ActualidadCochesSeguridad VialDestacado

Consejos para conducir con hielo y nieve. ¿Y por un puerto de montaña?

Conducir con hielo y nieve

Después de la fuerte nevada que ha caído por España y ante la previsión de fuertes heladas, estos consejos para conducir con hielo y nieve te serán muy útiles si tienes que coger el coche por necesidad. Es importante tener en cuenta que la conducción en condiciones meteorológicas adversas aumenta exponencialmente el cansancio del conductor. Si en condiciones normales un conductor se fatiga al recorrer 200 kilómetros, probablemente si conduce mientras nieva estará agotado al recorrer 50 kilómetros.

Conducir sobre nieve

Conducir con hielo o nieve

  • Lo más recomendable es no coger el coche a no ser que sea necesario. Mantener la trayectoria del vehículo sobre nieve o hielo es difícil incluso a baja velocidad. Infórmate de los partes meteorológicos y de la DGT.
  • Las maniobras se deben realizar de manera progresiva y sin brusquedades, con mayor suavidad. Cuando se te va el culo lo que tienes que hacer es girar suavemente hacia el lado contrario, esperas que el morro se coloque de nuevo en la dirección a la que quieres ir, y ya giras de nuevo el volante para dirigir las ruedas. Las maniobras tienen que ser suaves, olvídate de frenar, acelerar o mover el volante de forma brusca porque provocarás reacciones más agresivas y difíciles de controlar.
  • Hay que poner especial atención al alumbrado. En caso de nevada, al menos la luz de posición y cruce y, si dispone, es aconsejable encender la luz antiniebla delantera. En caso de fuerte nevada, es obligatorio encender la luz antiniebla trasera. (Enciende los antinieblas solo si es necesario porque en caso contrario molestarás al resto de conductores).
  • Al conducir cuando hay mucha nieve, es recomendable circular por las roderas que haya dejado otro vehículo y circular a poca velocidad de forma constante. No frenes cuando notes que al coche le cuesta continuar, al contrario, lo aconsejable es acelerar para transmitir fuerza a las ruedas. Si hay poca nieve es preferible no circular por las roderas sino junto a ellas.
  • Utilizar el freno motor. Simplemente al dejar de acelerar sí es útil con nieve o hielo, pero no lo es reducir bruscamente de marcha.
  • Mira lejos para poder anticiparte y saber cómo actuar con antelación, por ejemplo, si se aproxima una curva o para reaccionar con tiempo si detectas un obstáculo.

Conducir invierno

Conducir con nieve o hielo por un puerto de montaña

No sólo hay que tener en cuenta la pérdida de adherencia del pavimento también es importante la posición del vehículo en pendientes ascendentes y descendentes, es decir, conocer cómo varía el punto de aplicación del peso del vehículo y qué consecuencias tiene en la conducción:

  • El descenso debe realizarse a velocidad constante el máximo tiempo posible que el tráfico permita. La mejor manera es seleccionar una marcha lo suficientemente reducida que no permita que el vehículo se embale cuesta abajo. En caso de necesitar frenar más, lo mejor es pisar el freno de forma suave -sin tocar el embrague-, así actúa sobre todas las ruedas del vehículo.
  • Al circular por una pendiente ascendente, una frenada aumenta la probabilidad de subviraje que puede terminar con el vehículo en el sentido contrario. En esta circunstancia, se debe dejar de acelerar para volver a desplazar algo más de peso al eje delantero y aumentar el agarre.
  • Las curvas se deben tomar acelerando desde el inicio de la misma para mantener una velocidad constante, y en los túneles hay que prestar especial atención a la salida con el fin de analizar la meteorología y adaptar su conducción a la misma.
  • La señalización empleada en puertos de montaña suele ser desconocida para muchos conductores. Cobran importancia las señales relativas a la presencia de hielo en la calzada y las relativas a la inclinación de la vía. No se debe olvidar  prestar atención a los avisos que los vehículos darán al aproximarse a zonas con temperaturas donde la probabilidad de hielo es bastante alta.

Motos en invierno. Cómo conducir con lluvia, viento y nieve

Consejos sobre el vehículo

  • El nivel de líquido refrigerante siempre debe estar entre el mínimo y el máximo del vaso de expansión. Para comprobarlo, el motor debe estar completamente frío. Es importante rellenar el vaso con líquido refrigerante que, además, posea un grado de congelación adecuado al lugar donde vayamos a estacionar el vehículo.
  • Una meteorología adversa aumenta la importancia del estado de los neumáticos. Garantizar un  buen nivel de agarre para todo tipo de situaciones y vigilar el desgaste de las ruedas es indispensable para certificar su buen funcionamiento. Información sobre neumáticos de invierno. Los neumáticos cuatro estaciones o todotiempo son también una opción muy recomendable.
  • Revisar el estado del limpiaparabrisas, del líquido lavaparabrisas, del aceite lubricante y las lámparas y bombillas del vehículo ayuda a prevenir accidentes.

¿Está tu coche preparado para el invierno? Claves para viajar seguro

Sara Soria
Periodista especializada en motor y seguridad vial. Escribo de coches, motos y movilidad. También soy jurado del Women's World Car Of The Year.

Top Reviews

Video Widget

gallery