fbpx
ActualidadTodoterrenoS-MaxFamiliarMondeoCochesTurismoKugaEdgeSeguridad VialFord

Participamos en un curso de conducción sobre hielo y nieve a 2.000 metros de altura

Conducir sobre nieve

Nunca sabes donde la nieve o el hielo te pueden sorprender, sobre todo este invierno que está siendo especialmente frío y ‘blanco’. Siempre circularás más seguro si sabes cómo afrontar condiciones meteorológicas realmente adversas.

Nosotros hemos participado en el curso de conducción sobre hielo y nieve de Ford (Ford Snow Experience) ni más ni menos que a 2.000 metros de altura, en plena estación de esquí de Astún (Aragón), una experiencia muy recomendada no sólo por las técnicas que aprendes, también porque es muy divertido.

Los cursos se celebran todos los fines de semana en siete turnos (cuatro participantes en cada uno) a partir de las 09:45h de la mañana, con un límite de 28 participantes por día. El precio es realmente interesante, sólo 25 euros y además incluye una consumición en el iglú Vignale, una pequeña habitación aclimatada con sillones para descansar mientras disfrutas de unas vistas espectaculares y coger fuerzas.

¿Qué se aprende en un curso de conducción sobre hielo y nieve?

No es lo mismo leerlo que experimentarlo y por mucho que en una autoescuela te puedan explicar cómo hay que conducir cuando el camino está helado y cubierto de nieve, nada será igual después de haberlo vivido en primera persona. Y mejor que sea en una zona controlada y dirigida por monitores especializados que en medio de una tormenta de nieve acompañado de toda la familia.

Curso de conducción sobre hielo y nieve de Ford en Astún

El curso se realiza con cuatro modelos de la gama Vignale 4×4 de Ford, la que ofrece mayor calidad de acabados, concretamente con los Ford S-Max, Mondeo, Kuga y Edge. Todos equipan la tracción inteligente de Ford y neumáticos de invierno, estupendos aliados para los conductores que suelen frecuentar zonas con temperaturas por debajo de 7 grados centígrados.

Arrancamos y comenzamos a rodar por el circuito que tienen preparado al volante del Ford Kuga Vignale. Es el primer turno y realmente las condiciones son extremas, con una pista con demasiada nieve que nos obliga a estar especialmente hábiles al volante para no quedarnos atrapados. El truco es seguir las roderas y no frenar cuando notas que al coche le cuesta continuar. Al contrario, el monitor te dirá que le des gas para transmitir fuerza a las ruedas.

Otra de las cosas que te enseñan es a conducir mirando lejos. Por lo general, los conductores tienden a centrar su vista en lo que tienen inmediatamente delante, pero en la conducción hay que anticiparse y para eso no nos queda otra que llevar la mirada hacia la dirección por la que queremos continuar (por ejemplo, hacia la siguiente curva), de esta manera tendrás tiempo de reaccionar ante algún obstáculo o imprevisto.

Curso de conducción sobre hielo y nieve de Ford en Astún

Ten en cuenta que cuando circulamos por nieve o hielo, los neumáticos deslizan más de lo habitual por lo que es fácil que puedas perder el control. Debes estar muy atento a cualquier reacción del coche para actuar con rapidez. En el curso realizas un slalom en el que te piden que aceleres para provocar fuertes sobrevirajes. Cuando se te va el culo lo que tienes que hacer es girar suavemente hacia el lado contrario, esperas que el morro se coloque de nuevo en la dirección a la que quieres ir, y ya giras de nuevo el volante para dirigir las ruedas. Las maniobras tienen que ser suaves, olvídate de frenar, acelerar o mover el volante de forma brusca porque provocarás reacciones más agresivas y difíciles de controlar.

Como os comentaba, la nieve acumulada complicaba mucho la conducción, hasta el punto de que uno de los coches se quedó atrapado. ¿La solución?, sencilla. La máquina quitanieves se encargó de dejar la pista limpia para rodar sobre hielo. También tenía su complicación circular por un circuito especialmente duro, pero a cambio, en la segunda vuelta, al volante del Ford Mondeo Vignale 4×4, pudimos realizar el mismo trabajo circulando a mayor velocidad y divirtiéndonos mucho más.

Curso de conducción sobre hielo y nieve de Ford en Astún

Al terminar el curso ya tienes la experiencia de haber circulado por hielo y nieve, de cómo controlar el deslizamiento en curva, una frenada… Ten por seguro que, aunque te creas que se te va a olvidar, si en alguna ocasión tienes que enfrentarte a una situación similar, te ayudará a reaccionar con mucha más seguridad.

La tracción total, una gran ayuda

Sin duda, la tracción 4×4 es una ayuda muy importante para pisar con firmeza terrenos resbaladizos. En el caso del sistema de Tracción Total Inteligente de Ford, éste se encarga de monitorizar el agarre de las ruedas del coche en la superficie de la carretera y puede ajustar el reparto de par hasta el 50/50 entre las ruedas delanteras y traseras en menos de 20 milisegundos.

Ford cuenta con la gama AWD (4×4) más amplia del mercado: está disponible en el Focus RS, Kuga, Mondeo, S-Max, Galaxy, Edge, Ranger y Transit, y, en breve, también en el Ecosport.

Si te pilla más o menos cerca la estación de Astún o te apetece hacer una escapada invernal, te recomendamos que aproveches este curso (necesitas tener el carnet de conducir en vigor). Te darán acceso a la pista con un forfait de paseo para subir con el remonte al circuito de hielo. Si además quieres esquiar, debes saber que el forfait no está incluido.

En este enlace puedes realizar la reserva de plaza para el curso Ford Snow Driving. Estarán todos los fines de semana mientras dure la temporada de invierno en la estación. Otra manera de aprender a conducir seguro y también de disfrutar al volante.

Fotos de la Ford Snow Experience en Astún

Sara Soria
Periodista especializada en motor y seguridad vial. Escribo de coches, motos y movilidad. También soy jurado del Women's World Car Of The Year.

Top Reviews

Video Widget

gallery