fbpx
CX-60TodoterrenoCochesPruebasDestacadoMazda

Deportividad y calidad para el primer PHEV de Mazda. Conducimos el CX-60

Mazda CX-60 PHEV

El Mazda CX-60 es el primer híbrido enchufable de la marca japonesa. Este SUV de gran tamaño se ha convertido en el nuevo buque insignia del fabricante con el que a partir de ahora competirá en un nuevo segmento. Nos hemos ido hasta Dusseldorf (Alemania) para conducirlo por primera vez. ¿Qué es lo que más y menos nos ha gustado? Te contamos nuestras impresiones de conducción tras realizar la prueba de contacto en su presentación internacional.

El mes de septiembre ha dado la bienvenida del Mazda CX-60 en los concesionarios y los primeros clientes ya están recibiendo sus unidades a un precio de preventa que parte de los 50.268 euros, una cantidad que subirá a 52.115 euros a partir de octubre.

 

Así es el Mazda CX-60

El primer coche híbrido enchufable de Mazda es un SUV de gran tamaño con una longitud de 4.745 milímetros.  Como otros modelos de la gama, destaca por un capó largo, un diseño muy cuidado y un interior ergonómico y con materiales de gran calidad. Con estos atributos se posiciona en el segmento de los SUV grandes premium donde compite con modelos como el Audi Q5, el BMW X3, el Mercedes-Benz GLC o el  Volvo XC60.

Entre sus claves hay que destacar sus 327 CV de potencia, una autonomía de hasta 63 kilómetros (68 km en ciclo urbano) en modo eléctrico, tracción total, cambio automático de ocho velocidades o por su maletero de 570 litros. En el siguiente enlace te cuento todas sus claves con más detalle:

Mazda CX-60, su primer PHEV: todas sus claves

Mazda CX-60 PHEV

Prueba dinámica Mazda CX-60

Partimos de la base que es un coche que se acerca a las dos toneladas de peso aunque no es un handicap para disfrutar al volante del Mazda CX-60. Los ingenieros han conseguido trasladar el carácter deportivo del resto de su gama, incluso han dado un paso más dándole a la dirección un tacto más duro.

La ruta no tenía tramos de montaña y discurría por autopistas y carreteras secundarias. El toque deportivo de la marca se nota en un escaso balanceo y una buena estabilidad a lo que contribuyen unas suspensiones muy bien equilibradas y un centro de gravedad mejorado por la posición de la batería en el suelo, entre el eje delantero y trasero. Comentaros que incorpora el Kinematic Posture Control (KPC), un sistema de control del aplomo exclusivo de Mazda.

Mazda CX-60 PHEV

También me ha gustado el funcionamiento del cambio automático, nuevo y con ocho velocidades, por su suavidad y rapidez en el cambio de marchas.

El buen comportamiento dinámico se completa con unas buenas prestaciones: 327 CV de potencia total del sistema PHEV, 500 Nm de par, 5,8 segundos de aceleración de 0 a 100 y 200 km/h de velocidad máxima limitada (140 km/h en modo eléctrico). La respuesta al acelerador es bastante buena en todos los modos de conducción, que son el EV o eléctrico, Normal o híbrido y Sport (se modifica la respuesta del acelerador). Además hay un modo todoterreno e incluso de remolque (si lo lleva) con capacidad para remolcar hasta 2.500 kilos.

También cuenta con dos niveles de regeneración de energía en la frenada, uno normal y otro alto, que se seleccionan a través de la configuración de la pantalla central, algo que me parece muy incómodo, poco intuitivo y que impide estar cambiando de modo durante la conducción según tus necesidades ya que te obliga a desviar la vista de la carretera o quitar el navegador si lo llevas puesto. Echo en falta un botón directo para cambiar este nivel de retención. El modo ‘Alto’ es poco agresivo pero puede ser molesto para circular por autopista, es más aconsejable usar en zona urbana.

Mazda CX-60 PHEV

El sistema PHEV del CX-60 está formado por el motor de gasolina 2.5 Skyactiv-G de cuatro cilindros e inyección directa de 191 CV, un motor eléctrico de 129 kW (175 CV) y de una batería de ion litio de 17,8 kWh (pesa 176 kilos). En conjunto la potencia es de 327 CV y 500 Nm de par. Esta versión híbrida enchufable va combinada con la tracción total permanente AWD.

El consumo que homologa en eléctrico es de 23 kWh/100 km. En nuestra ruta de 112 kilómetros el consumo de energía eléctrica fue de 18 kWh/100 km más 3,6 l/100 litros de gasolina.

Impresiones del interior

Del habitáculo destaca su elevada calidad, de los plásticos utilizados, tapicerías, ajustes… Mazda cuida mucho la ergonomía de conducción y por este motivo el Mazda CX-60 estrenael sistema de personalización del conductor: reconoce al conductor y ajusta automáticamente la posición del asiento (añadiendo la altura del conductor), la altura del volante, los retrovisores, la pantalla Head Up Display e incluso la configuración del sistema de sonido y la climatización. Este sistema te ayuda a encontrar tu posición de conducción óptima pero, tanto en mi caso como en el del periodista que me acompañaba, tuvimos que terminar de hacer los ajustes de forma manual.

Mazda CX-60 PHEV

Para los ocupantes que viajan detrás, cuentan con buena altura al techo y para las rodillas, aunque si se unen un conductor de 1,90 y un ocupante trasero de la misma altura, éste último tendrá un espacio más limitado para las piernas. El tunel central se abulta ligeramente, no en exceso, pero hay que tener en cuenta que el suelo no es totalmente plano. Incluye un enchufe de 220 V y dos tomas USB-C.

El maletero homologa una capacidad de 570 litros incluyendo el compartimento inferior (donde se pueden guardar los cables de carga), sin este espacio, la capacidad se queda en 477 litros ampliables a 1.726 litros si se abaten los asientos traseros. Tiene un interior bastante cuadrado y aprovechable, la altura de carga es baja y facilita el acceso y la boca de carga es amplia.

La recarga de la batería se hace sólo en corriente alterna a una potencia máxima de 7,2 kW. Una  carga completa a esta potencia la hace en dos horas y veinte minutos. Del 20 al 80% en una hora y media.

Mazda CX-60 PHEV

Precios  y descuentos Mazda CX-60

El precio de preventa parte de los 50.268 euros y se mantendrá hasta el 30 de septiembre. A partir de octubre podrás comprar un Mazda CX-60 desde 52.115 euros. Con los descuentos se puede quedar en 47.218 euros (hasta el 30 de septiembre):

  • Campaña base: 2.600 euros.
  • Descuento por lanzamiento: 450 euros.
  • Campaña Flexiopción (renting): 1.500 euros.
  • Campaña Fidelización: regalo seguro a todo riesgo con franquicia flexible.
  • Puedes añadir 5.000 euros de las ayudas del Plan Moves.

Disponible con los acabados Prime Line, Exclusive Line, Homura (más deportivo) y Takumi (más lujoso). Además hay cinco packs a elegir para completar el equipamiento. El coche tiene una garantía de 6 años o 150.000 kilómetros. La garantía de la batería asciende a 8 años pero, al ser un PHEV y no tener el control del uso de la recarga, la marca no garantiza la capacidad de la batería (si no se recarga y se usa solo en modo híbrido, la batería se deteriora antes).

 
 
Mazda CX-60 PHEV

Nuevos motores y 7 plazas: en 2023

La gama del Mazda CX-60 se completará con un motor diésel e-Skyactiv D 3.3 con variantes de 200 CV, 450 Nm y propulsión trasera y de 254 CV, 550 Nm y tracción total AWD, ambos con cambio automático de 8 velocidades. Llegará en enero de 2023.
 
A lo largo de 2023 también llegará el motor de gasolina e-Skyactiv X 3.0 de seis cilindros, cambio automático de 8 velocidades, RWD o AWD. No se han anunciado prestaciones.
 
Tanto el motor diésel como el de gasolina incluyen tecnología de 48 voltios y, por tanto, llevarán la etiqueta Eco de la DGT. El Mazda CX-60 PHEV lleva la etiqueta cero.
 
A finales de 2023 se incorporará la variante de 7 plazas con el nombre de Mazda CX-80. Es el CX-60 pero más largo.

Fotos: Mazda CX-60 PHEV

Sara Soria
Periodista especializada en motor y seguridad vial. Escribo de coches, motos y movilidad. También soy jurado del Women's World Car Of The Year.

Top Reviews

Video Widget

gallery